MASTITIS… UN DOLOR DE ESOS!

dale vida!La mastitis se refiere a un proceso inflamatorio mamario ocasionado por una  infección bacteriana. Aunque se puede presentar en mujeres que no están lactando es más frecuente observar esta afección durante el periodo de lactancia materna cuando los cambios anatómicos y fisiológicos que sufren las mamas, aunados al trauma local que ejerce la succión del bebé, las hacen más susceptibles de sufrir lesiones y por ende, infecciones.

Esta entidad representa la patología infecciosa más frecuente del periodo post parto y probablemente la causa más frecuente de infecciones mamarias en la vida de una mujer.   A pesar de esto, la frecuencia con que se manifiesta es bastante baja: 1-3 casos por cada 100 mujeres.  La infección mamaria es tan infrecuente fuera de la lactancia que cuando se nos menciona la palabra mastitis automáticamente pensamos en el periodo post-parto y lactancia materna.  La infección es usualmente unilateral.  Llama la atención que a pesar del trauma repetitivo ocasionado por la succión vigorosa del bebé (aun cuando el bebé ya tiene dientes) los casos sean bastante pocos.  Muchos de nosotros sabemos y muchas han experimentado las molestias que genera la lactancia materna en sus primeros días: dolor y rotura del pezón y la areola, y a pesar de esto la madre es capaz de seguir amamantando sin presentarse mayores problemas.

Por que se origina?

Esta es una infección bacteriana de la mama lactante originada por la invasión de bacterias a través de pequeñas fisuras y excoriaciones de la areola y el pezón que han sido producidas por el efecto traumático de la succión del bebé.  Típicamente, la mayoría de los casos se presentan en las primeras semanas después del parto.  Aunque algunos autores dicen que se puede presentar en cualquier momento, lo cierto es que la mayoría de los casos que he manejado han ocurrido entre la segunda y la sexta semana después del parto o cesárea.  Afortunadamente el manejo es muy sencillo y solo un par de veces he tenido que hacer algún procedimiento de cirugía menor.

Como se manifiesta?

Una vez que las bacterias han penetrado el tejido mamario a través de excoriaciones de la areola o el pezón, lo mismo que ocurriría con cualquier herida en la piel, las bacterias crecen localmente y se genera una reacción inflamatoria que se empieza a notar por un poco de dolor en alguno de los lados de la mama, especialmente en los cuadrantes externos;  posteriormente se comienza a sentir más caliente esa zona y empieza a aparecer una coloración rosada de la piel localizada sobre el sitio de la infección.  Con cierta frecuencia la paciente cuenta que ha tenido algunos episodios de escalofríos y fiebre (38-39,5*C).  Refiere también que hay dolor cada vez más intenso al tacto o cuando amamanta al bebé pero que cuando vacía la leche de los senos se siente un poco aliviada. Es posible exprimir cierta cantidad de pus a través de algunos de los orificios del pezón.  Casi invariablemente solo se ve afectada una mama

Como se diagnostica ?

El diagnostico es muy fácil y aunque podría hacerse con solo hablar por teléfono con la paciente (esto es muy frecuente en nuestro país), debe evitarse esta practica ya que los senos deben examinarse exhaustivamente para determinar el grado de afección y descartar complicaciones, dar instrucciones idóneas y seleccionar correctamente el tratamiento.

Cual es el Tratamiento?

Tu médico te indicará antibióticos (opcional), analgésicos y te dará instrucciones particulares para tu caso.  La medida más efectiva en el manejo de este problema es vaciar completamente los senos con regularidad:  amamantando, manualmente o usando “Tiraleche”.  Así mismo, se recomienda tomar abundantes líquidos durante el día y utilizar medicamentos para controlar el dolor y la fiebre si existe

Cuales son las complicaciones?

La complicación más frecuente es el “Absceso Mamario”:  cuando la infección es tratada tardíamente el crecimiento bacteriano y la lesión tisular son considerables, se establece una cavidad que se llena de pus, la mama se aprecia muy inflamada, caliente y con una zona muy roja y dolorosa.  El aspecto de la paciente sugiere enfermedad, hay malestar general y fiebre, debido al dolor local la paciente no da pecho con el seno afectado por lo que la congestión láctea empeora aun más el dolor que la paciente ya tiene.  Esta complicación puede aparecer en 5-11% de las mujeres que tienen una mastitis.

Puedo seguir dando el pecho a mi bebé?

Si.  Definitivamente no debes suspender la lactancia porque, a parte de afectar la nutrición de tu bebé, la leche se acumula en tus senos generando más dolor y más riesgo de generar un absceso mamario.  Aun cuando estés tomando antibióticos (adecuados) no debes suspender la lactancia.  Si llegases a tener un absceso mamario es muy probable que tu médico intente drenarlo quirúrgicamente o mediante el uso de una punción guiada por Eco y te prohíba amamantar a tu bebé.  Sin embargo te indicara que sigas extrayendo la leche para evitar mayor congestión mamaria.

Como puedo evitar que me ocurra?

Las medidas son muy sencillas pero la más efectiva es seguir amamantando a tu bebé regularmente.

·       Aseo frecuente del pezón y la areola con agua.  No uses jabones ni alcohol ya que resecas la piel barriendo la grasa lubricante natural que ella produce.

·       Amamanta frecuentemente a tu bebé, evita dar teteros ya que interrumpes el vaciado de la leche acumulada

·       No uses sostenes excesivamente apretados

·       Si vas a trabajar saca leche con el tiraleche para evitar congestión mamaria

·       Al finalizar cada periodo de amamantamiento puedes colocar Vitamina E en cada pezón para ayudar a mantenerlo hidratado:  tomas una gotita de vitamina E y la colocas en tu dedo para luego aplicarla sobre ambos pezones.  No uses mucha porque le puede saber mal al bebé

·      Toma muchos líquidos durante el día, el agua es ideal y no engorda

·      Si tienes algún síntoma fuera de lo usual, o te sientes muy mal, debes comunicarte inmediatamente con tu médico.  En realidad nunca es bueno automedicarse sin una evaluación especializada.

Finalmente, recuerda: la lactancia materna es un milagro de la naturaleza, es inimitable e insustituible.  Rara vez hay algún problema que contraindique su uso y así, la atención adecuada de las mamas evitara que surjan situaciones que podrían llevar a la suspensión de este milagroso recurso de la especie humana.

http://www.maternofetal.net/7mastitis.html

Comments are closed.